América XXI

La oposición ecuatoriana se reagrupa con miras a 2017

Por: Patricio Xavier Pérez
Fecha de publicación: 01/03/15
Foto

El 74% aprueba la “forma de gobernar” de Correa. 62,2% considera buena la gestión del Presidente y el 15,2% muy buena. Pese a esta realidad la derecha busca reagruparse con vistas a las presidenciales de 2017.



Comenzó la carrera presidencial con miras a 2017. Distintas agrupaciones políticas ya se enfilan en oposición al gobierno del presidente Rafael Correa, mientras la Asamblea Nacional debate un paquete de 16 enmiendas constitucionales, entre ellas la que habilita la reelección indefinida de todos los cargos electivos, algo que hasta hoy prohíbe la nueva Constitución de la República, aprobada en 2008.

 

Las enmiendas fueron ampliamente debatidas y cuentan con el aval dado por la Corte Constitucional a la Asamblea Nacional para que allí sean discutidas y eventualmente aprobadas. El órgano judicial consideró que no se trata de reformas a la Constitución –tal como argumenta la oposición encabezada por el ex candidato presidencial del movimiento Creando Oportunidades (Creo), el banquero Guillermo Lasso– sino de enmiendas que buscan perfeccionar la actual Carta Magna.

 

Una vez que la Corte Constitucional hizo público su pronunciamiento, la Asamblea Nacional, con mayoría oficialista, inició un periplo a escala nacional a través de una Comisión Especial para socializar en distintos foros las enmiendas constitucionales.

 

“Desde la Asamblea Nacional propiciamos este conversatorio, que exige un debate de altura, de ideas, donde se respete el criterio de quien no esté de acuerdo con una u otra enmienda”, invitó Juan Carlos Casinelli, presidente de la Comisión, asambleísta de Alianza País (AP) y encargado de dar a conocer el contenido de las enmiendas en distintos foros. Las más controversiales son la que permite la reelección indefinida de todos los cargos, la que fija un nuevo rol para las Fuerzas Armadas y la que considera a la comunicación como servicio público.

 

 

Contra los cambios

 

Desde la oposición cuestionan el paquete de enmiendas que debate la Asamblea Nacional. “Nosotros no lo vemos como enmiendas, lo vemos como reformas y ese es el punto de la discusión, de las diferencias que tenemos con el (Poder) Ejecutivo. Una reforma no puede hacerse sólo a través de la voluntad de 100 asambleístas. No hay un mínimo de autocrítica en el (Poder) Ejecutivo para decir, al menos, que estos cambios ameritan que la población participe. El problema es que se está imponiendo una reforma”. La crítica proviene de la ex asambleísta constituyente y ex aliada del actual gobierno Mónica Chuji.

 

En la misma línea, el colectivo Compromiso Ecuador, conformado por sectores de derecha, extrema derecha y algunos autodefinidos como de “centro izquierda”, encabeza la respuesta opositora. Su principal referente, Guillermo Lasso, llevó al Consejo Nacional Electoral (CNE) la pregunta que pretende transformar en consulta popular: “¿Está usted de acuerdo con la reelección indefinida del Presidente de la República y las autoridades de elección popular?”.

 

Por segunda vez el CNE rechazó el pedido de este grupo de organizaciones, que pretendía recibir formularios autorizados e iniciar una campaña de recolección de firmas para exigir el llamado a una consulta popular sobre la cuestión que provoca mayor escozor en la oposición: la relección presidencial indefinida.

 

Juan Pablo Pozo, presidente de la CNE, argumentó que los procedimientos de consulta popular establecen dos pilares fundamentales: el requisito de legitimidad (entregar formularios y recoger firmas) y el requisito de constitucionalidad sobre las preguntas planteadas. Dijo, además, que el pedido opositor, ingresado el 11 de febrero, incumple el artículo 100 de la Ley de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, que establece que “todo proyecto de enmienda o reforma Constitucional debe ser enviado a la Corte Constitucional para que indique cuál de los procedimientos previstos en la Constitución corresponde, especificando que cuando la iniciativa provenga de la ciudadanía debe hacérselo antes de dar inicio a la recolección de las firmas requeridas para la respectiva convocatoria a Referendo”.

 

Tras conocer la decisión, Lasso respondió que “la consulta vive pese a que un vivo la quiere matar, porque tienen miedo al pueblo, actúan de espaldas al pueblo”. Y advirtió que las próximas acciones serán “más fuertes, más firmes y con voz mucho más alta para que algunos políticos (...) escuchen con claridad la voluntad de los ciudadanos”. Desde Creo y Polo Democrático, liderado por César Montúfar, analizan la posibilidad de organizar una consulta popular incluso si no es reconocida de manera oficial.

 

 

Respaldo masivo

 

Por el lado del oficialismo, Alianza País busca fortalecerse en las 24 provincias del país, donde se nombraron, mediante elección directa, las nuevas autoridades parroquiales, distritales y provinciales que serán las encargadas de organizar al movimiento político con miras a las elecciones presidenciales de 2017.

 

El optimismo de la fuerza gobernante se sustenta en los avances que registra su organización y en el liderazgo de Rafael Correa, que cuenta con un incuestionable y mayoritario apoyo en la población según datos brindados por distintas consultoras y organizaciones. La española Asociación de Comunicación Política (Acop) ubicó a Correa como el segundo mandatario mejor evaluado del mundo, superado sólo por el presidente ruso Vladimir Putin. Según este ranking de popularidad, concluido en enero, Correa registra un 79% de aprobación. La Acop fue fundada en 2005 por investigadores, docentes y profesionales de la comunicación política que trabajan en la administración pública y consultoras privadas.

 

Estos datos coinciden con las encuestas difundidas a finales de 2014 por la ecuatoriana Cedatos, que constataron un 60% de apoyo para la llamada Revolución Ciudadana y una aceptación del 74% sobre la “forma de gobernar” de Correa. Otro estudio realizado por la encuestadora Perfiles de Opinión demuestra que el 62,2% de ecuatorianos considera que la gestión del Presidente es buena y el 15,2% la calificó de muy buena. Los estudios del Centro de Investigación y Estudios Especializados (Cies) también dieron datos sobre la imagen presidencial: al 77% de los consultados les agrada el mandatario.

 

“Realmente es algo que no se ha observado a lo largo de toda la historia del país, que un presidente después de siete años mantenga un nivel de aprobación como el que se está mencionando”, concluyó Polibio Córdova, director de la firma Cedatos.

 

Apoyada en estos números, la secretaria ejecutiva de Alianza País, la socióloga Doris Soliz, ha manifestado en reiteradas oportunidades su optimismo por el respaldo con el que cuentan AP y en especial Rafael Correa. Soliz se encuentra empeñada en fortalecer los denominados Comités de la Revolución Ciudadana (CRC) mediante talleres de capacitación política, eventos y seminarios complementarios sobre temas que están latentes en la política ecuatoriana para fortalecer al movimiento político y consolidar el socialismo del siglo XXI en Ecuador.

 

Desde Quito,

 



Reconstitución de la socialdemocracia


Distintas fuerzas políticas de Ecuador, como el otrora bien organizado partido Izquierda Democrática (ID), buscan revivir en el registro electoral. Con la misión de iniciar el proceso de reinscripción llegaron al CNE dirigentes de la ID encabezados por el ex presidente de la República Rodrigo Borja (1988-1992). La fuerza había sido borrada del registro electoral en 2013 por no cumplir con los requisitos mínimos para mantenerse activa, de acuerdo con las nuevas normas electorales. Para recobrar la personería jurídica como Partido deberán reunir 180 mil firmas, cantidad equivalente al 1,5% del padrón electoral.